25 feb. 2009

MANIFIESTO ANDALUCISTA ANTE EL 28 DE FEBRERO DE 2009


Pensar en Andalucía, reflexionar sobre su situación, buscar soluciones a sus problemas o intentar acrecentar la calidad de vida de sus habitantes son tareas que están permanentemente presentes en el Partido Andalucista (PA) y en todos y cada uno de aquellos que se encuentran vinculados a él. No obstante, eso no es incompatible con la consideración de que se debe hacer un especial hincapié en esas cuestiones y en otras igualmente importantes en una o varias fechas concretas que guardan un significado relevante en la historia de nuestra tierra, sobre todo, para conseguir que la ciudadanía en conjunto tome conciencia del ser y del estar de Andalucía; esto es, de lo que ésta es y del momento que atraviesa. El 28 de febrero, Día institucional de Andalucía, constituye una de esas ocasiones a las que hay que dedicarle atención. Por ello, el PA, ante esta efeméride y teniendo particularmente en cuenta la actual coyuntura, manifiesta que es:
• urgente y necesario aunar esfuerzos, por encima de intereses particulares y partidistas, que contribuyan a superar las graves repercusiones que se derivan de la recesión económica y que se acentúan en mucha mayor medida en Andalucía;
• inexcusable, en coherencia con lo anterior, la consecución de un pacto andaluz entre todos los partidos políticos y agentes sociales que conduzca a acuerdos que sólo se dirijan al bien común de los andaluces y que, por el contrario, dificulten o impidan el aprovechamiento egoísta por encima de las necesidades sociales;
• prioritario detectar y analizar los datos relativos al desempleo, pobreza, estado de las PYME y del trabajo autónomo y demás indicadores socioeconómicos desde la perspectiva andaluza, por sus características específicas, las cuales ponen de manifiesto un claro contexto de desventaja en el punto de partida;
• perentorio exigir al Gobierno central y al autonómico todas aquellas medidas que compensen y equilibren los efectos nocivos de la crisis sobre Andalucía con respecto al resto del Estado español, ya que la misma se da en ella con mayor intensidad como consecuencia del déficit endémico de inversiones que ha sufrido, de la dependencia o interdependencia asimétrica que ha padecido y de la discriminación de la que ha sido objeto; y
• de obligado cumplimiento moral, constitucional y estatutario, el que a ningún andaluz o andaluza le falten una condiciones vitales mínimas, que garanticen su dignidad como ser humano, lo cual puede articularse con la implantación de una renta social básica universal.
El Partido Andalucista, en este 28 de febrero de 2009, quiere hacer explícito que la celebración de este día no debe consistir ni reducirse únicamente a una mera puesta en escena institucional con actos protocolarios, sino que debe estar acompañado con la afirmación de una fuerte voluntad política a favor de los puntos esbozados y a su puesta en práctica de manera inmediata, con el fin de amortiguar, en primer lugar, las penosas dificultades de muchos andaluces y, en segundo, de reconducir el proceso económico hacia cotas de progreso y prosperidad para Andalucía.
¡Viva Andalucía libre!