25 nov. 2010

El Partido Andalucista de Huelva contra la violencia de genero

En este año, especialmente trágico en lo que se refiere a la violencia contra las mujeres, pues hablamos de 16 mujeres muertas a manos de sus parejas, en Andalucia, las mujeres y los hombres del Partido Andalucista, queremos mostrar nuestro total rechazo ante esta violación de los Derechos Humanos, una de las más extendidas, una de las más habituales y, lamentablemente, la más silenciada.

Los Andalucistas consideramos que nadie puede vivir bajo la violencia y su amenaza. Pero este tipo de violencia, la violencia de género, supone algo, si cabe, más atroz pues vivir día a día con la persona que elegiste para compartir tu vida, por amor, y poder sufrir su violencia, sus amenazas y su sentencia de muerte a manos de la persona que amas, y que debería de inundar tus oídos con “te quieros”, y no de insultos, gritos y llantos en silencio, ya sea por miedo o por vergüenza, o por ambas cosas al mismo tiempo.


Por todo ello, pedimos al Gobierno que proporcione y asegure una protección efectiva de los derechos humanos de las mujeres y que amplíe sus propuestas parciales, escuche a las asociaciones de mujeres y tenga en cuenta las necesidades de las mujeres para que sean acordes a la situación real. Los Andalucistas llamamos la atención a la sociedad en su conjunto ante la falta de re4sultados y pedimos al Gobierno estatal que no ceda ante los ataques partidistas por los que ha relegado la igualdad a una Secretaría de Estado, eliminando el Ministerio de Igualdad.


Los Andalucistas pedimos a las administraciones y jueces actuar con la debida diligencia ante la violencia de género. La falta de una legislación que aborde de manera integral la violencia machista y la protección de los derechos humanos de las mujeres hace caer en la impunidad manifiesta gran parte de los actos de violencia contra las mujeres hasta que el resultado es tristemente inevitable.


Los Andalucistas entendemos que son ineficientes los recursos para la protección e insuficiente el apoyo integral de las víctimas de violencia de género. Tristemente asistimos a la diferencia de nuestras mujeres víctimas de la violencia de género en función de en qué parte del Estado residan. La protección de las mujeres varía según el área geográfica donde viva, sumándose esta discriminación a la violación de los derechos humanos de las víctimas andaluzas.

Los Andalucistas secundamos las peticiones de las diferentes asociaciones de mujeres y plataformas contra la violencia de género y exigimos al Gobierno Estatal y Autonómico:


- Adoptar una legislación específica que asegure una respuesta integral y coordinada de las autoridades frente a la violencia de género.


- Actuar con la debida diligencia en la investigación de las denuncias, la sanción de los responsables, la protección oportuna de las víctimas y la reparación de los daños sufridos.


- Asignar recursos suficientes que aseguren que todas las mujeres, con independencia del área geográfica donde residan y la nacionalidad o etnia a la que pertenezca, tenga acceso a una red de protección adecuada que les garantice seguridad, superación del ciclo de violencia vivida y asistencia letrada gratuita.


- Eliminar las normas que excluyen e las mujeres inmigrantes indocumentadas del derecho a la asistencia letrada y al acceso a la red pública de protección.


- Reconocer la persecución por motivos de género como causa para acceder u obtener el estatuto de refugiada.


- Apoyar la iniciativa del conjunto de asociaciones de mujeres europeas de poner en marcha un Observatorio sobre la Violencia de Género, que trabaje con garantías de independencia y la participación de las organizaciones de mujeres.

EL PARTIDO ANDALUCISTA CON LOS FUNCIONARIOS Y LA DEFENSA DE ANDALUCÍA.

"La bandera que han enarbolado los funcionarios es la bandera de la defensa de sus derechos, la defensa de una Administración Pública profesional e imparcial y la defensa de la autonomía andaluza. Y esa es mi bandera."

Los empleados públicos de la Junta de Andalucía celebran el sabado una manifestación contra el Decreto Ley 5/2010 que pretende, sin consenso real, modificar completamente la organización de la Junta, la situación de sus funcionarios y, por tanto, el sustento administrativo de nuestra autonomía y las garantías de los propios andaluces y andaluzas.

Esta rebelión en la Junta es un acontecimiento histórico en la trayectoria de nuestra autonomía. Los empleados públicos se han movilizado con una fuerza y decisión sin precedentes y han conseguido su primera victoria: el cese del responsable de la Función Pública andaluza. Desde el Partido Andalucista estamos convencidos que no pararán hasta la derogación de este Decreto Ley, porque es inaceptable no sólo en sus consecuencias de precariedad para los profesionales de nuestra Administración, sino en su propia filosofía.

El Decreto Ley, con la excusa de ahorrar gastos, quiere imponer una Administración que favorece las relaciones privadas sobre las relaciones públicas, el derecho mercantil sobre el derecho público, la relación laboral sobre la relación funcionarial, en un alarde de desorientación ideológica del nuevo Presidente de la Junta.

Además, de forma irresponsable, arremete contra la situación de los empleados públicos sin facilitar ninguna garantía y sin que nadie conozca cuál va a ser el diseño final de esta chapuza que ha infravalorado la capacidad y la calidad de nuestros funcionarios.

Precisamente la bandera que han enarbolado los funcionarios es la bandera de la defensa de sus derechos, la defensa de una Administración Pública profesional e imparcial y la defensa de la autonomía andaluza. Tres objetivos, y una lección de ciudadanía de nuevo bajo la bandera de Andalucía.

Y esa es nuestra bandera. Coincido plenamente con esos objetivos. Por eso les digo que el Partido Andalucista, del que soy Secretaria General y en el que estoy impulsando una renovación radical, asume la defensa de una función pública andaluza profesional, independiente e imparcial, es decir, asume la causa de los empleados públicos.

Esos mismos empleados públicos a los que algunos políticos acusan irresponsablemente de ser de “extrema derecha” o del “PP”. He hablado con ellos en varias ocasiones y en varias ciudades andaluzas, por eso sé que quienes los acusan se equivocan. Porque todos tenemos claro que la derecha hace exactamente lo mismo allí donde gobierna: privatiza la Administración, baja el sueldo de los empleados públicos y practica los chanchullos y las corruptelas.

Por eso decimos muy claro que la defensa de lo público y el sentimiento andalucista confluyen en un mismo camino: la defensa de la autonomía andaluza, la defensa de Andalucía.

Sin una Función Pública eficiente nuestra autonomía carece de organización propia. Pero sin sentimiento andalucista la autonomía carece de sentido. Los que quieren deshacerse de los funcionarios porque son imparciales son los que llevan años apagando la conciencia andalucista en nuestra tierra.

Pero no nos conocen: los andaluces nos apuntamos a las causas imposibles y las convertimos en realidades. Lo hicimos un 4 de diciembre y un 28 de febrero. Ahora también hay dos objetivos que parecen inalcanzables por la desigualdad de fuerzas enfrentadas, pero que nadie dude de que, entre todos, vamos a derogar ese Decreto Ley y vamos a conseguir que nuestra tierra vuelva a tener su voz y su voluntad propias.

Los andalucistas estamos preparados para afrontar las responsabilidades y luchar hasta el límite por la dignidad de Andalucía y de sus servidores públicos.