4 ene. 2011

Ultimo pleno del año 2010 en Isla Cristina

Un total de 14 puntos acogía el orden del día del que ha sido el último pleno ordinario del año. Entre otras, una moción que llegó a petición de la Hermandad del Rocío de Isla Cristina sobre su sede social, las modificaciones en el reglamento sobre la “segunda actividad” de los agentes policiales o una conjunta de la Corporación Municipal en la que se aprueba el inicio del expediente que culminará en un homenaje al difunto D. Manuel López Soler.


Pero antes de estas cuestiones, en el apartado de “dar cuentas” de los decretos firmados por la Alcaldía, en el que se pretendía ratificar los nombres de aquellos concejales que representarían al Ayuntamiento en los diferentes Consejos Escolares, el Portavoz Andalucista, Francisco Zamudio, advirtió a la Alcaldesa que no solo cumplía con dar cuentas de los nombres, sino que debía pasar a votación por los concejales del pleno, por lo que se hacía imprescindible que se presentara como moción de urgencia, porque en caso contrario quedaría invalidado dicho decreto, a lo que Faneca accedió ante la realidad legal de lo expuesto por Zamudio, votándose al final de la sesión.

Metidos en materia, la primera de las mociones era presentada al pleno a petición de la Junta Directiva de la Hermandad del Rocío de Isla Cristina, la cual usa unas instalaciones municipales como sede social desde 1.999 que la Corporación de entonces, presidida por Francisco Zamudio, les concedió. Ahora se pretendía ampliar los plazos que se firmaron en el convenio y que, según la Alcaldesa, solo recogía 4 años, a lo que Zamudio, documento en mano, demostró, en primer lugar, que eran cinco y además dijo “tengo mis dudas al respecto, porque en convenios de idénticas características se recogía que, además de los primeros cinco años, automáticamente se ampliaban hasta los 25”. Aún así, Zamudio, que dejó clara la postura afirmativa de los Andalucistas a la aprobación de la moción, pidió que se eliminara del nuevo convenio el artículo nº 4 en el que se recoge que “si el Ayuntamiento necesitase el local, éste podría ser de nuevo devuelto”, apostillando Zamudio que “a veces es mejor dejar los acuerdos como están que retocarlos, porque por intentar un bien se consigue un mal”, en referencia a que son precisamente los once años que la hermandad disfruta de las instalaciones lo que les otorga un derecho adquirido, sin necesidad de tener que firmar nada nuevo”.
Ya en el punto sexto, el que hacía referencia a la modificación del Reglamento de la Segunda Actividad del Cuerpo de la Policía Municipal, Zamudio dejó claro que “no es el Ayuntamiento el que cambia o modifica, es la Junta de Andalucía la que, el 3 de Noviembre, le dice al Ayuntamiento que existen errores en dicho documento y que tienen un mes para arreglarlo o quedará nulo”. Seamos claros, esto viene aquí por imperativo legal y como tal habrá que aprobarlo y no por la impronta del Equipo de Gobierno, ha sido un técnico de la Junta de Andalucía el que ha dicho lo que hay que hacer”. Tras estas aclaraciones, la moción fue aprobada por unanimidad.

El siguiente punto también trataba sobre algunas modificaciones en el Reglamento de Disponibilidad la Policía Municipal por el que, en determinados momentos o fechas concretas, el Ayuntamiento puede necesitar que algunos policías efectúen más horas de servicio. Según el Equipo de Gobierno, este acuerdo data de hace dos años y que “tras la detección de algunos pequeños errores” se proponía al pleno modificarlos. En este aspecto Zamudio dijo “quiero entender que cuando ustedes hablan de una modificación, se referirán a una aprobación inicial, que después vendrá la provisional y, por último, la aprobación definitiva, con su exposición pública incluida, por lo cual, les recuerdo que hasta que no salga publicada estas modificaciones en el BOP, el reglamento que vale es el actual”. Zamudio también preguntó por si la hoja de disponibilidad de los agentes para 2011, la cual se trataba de anular, fue aprobada en su día por el pleno, así como por otras cuestiones que, al final, y tras la intervención de la Alcaldesa que interrumpió a su Concejal de Seguridad Ciudadana, fueron contestadas diciendo “no voy ahora a entrar en un debate sobre el reglamento que pudiera tener omisiones o cambios, esto se aprobó hace dos años y no hay más que hablar”, cortando el turno de palabra del Portavoz Andalucista y pasando a votación, que dio como resultado los votos afirmativos del Grupo Socialista y la abstención del PA.

Fue en este punto en el que, de forma demagógica, esgrimiendo la misma línea argumental que Zapatero con Rajoy sobre la falta de apoyos en momentos de crisis y en un intento de erigirse como la única defensora de los intereses de Isla Cristina, María Luisa Faneca le pidió a Zamudio “unidad en estos momentos de crisis entre el Equipo de Gobierno y la Oposición, parece que os cuesta aprobar las cosas” a lo que Zamudio le replicó diciéndole que “la unidad de la que habla podría habérsela usted aplicado desde el principio de la legislatura, hace ahora tres años y medio, no ahora, cómo puede hablar de consenso y unidad si durante todo este tiempo se nos ha machacado y obviado en los medios locales, por ejemplo”.

Francisco Zamudio aprovechó el turno de “ruegos y preguntas” y que la radio municipal estaba en directo, para felicitar las fiestas a la Corporación, asistentes al pleno y, sobre todo, a los isleños e isleñas. No se olvidó de preguntar por el “cuándo va usted a dignarse a recibir a las familias que llevan un mes a las puertas del Ayuntamiento”. Por último, Zamudio le dijo a María Luisa Faneca, en un tono distendido, que “en 2011 tiene usted dos caminos, uno, el de pedir consenso a la oposición, tratar con mesura los temas o pedir ayuda cuando la necesite, en lo que, yo le aseguro, estaremos dispuestos, o el otro, el de seguir como hasta ahora, usted decide. De todas formas, le deseo feliz navidad”.

Zamudio también intervino en defensa del sector de la chirla, propiciando y aprobando una moción de apoyo al sector.

Por último, lamentar el bochornoso espectáculo que se dio al final de la sesión, en el que no intervino ni participó el Grupo Andalucista.