14 feb. 2011

Mientras los Andalucistas denunciaban, una vez más, los problemas del sector pesquero isleño, un grupo de marineros protestaban en el Ayuntamiento.

El pasado sábado, 12 de Febrero, en la página 14 de Huelva Información, se publica íntegramente un comunicado de prensa del Partido Andalucista isleño en el que denunciábamos la acumulación de problemas en todos los sectores de pesca de los que depende Isla Cristina. La primera de las denuncias es la que se refiere a la entrada masiva de pescado fresco de otros países, como Italia y Marruecos que, unido a la incesante subida del gasoil, “ponen en peligro la continuidad del sector”.

Este problema se une al de la obligada parada del sector de la chirla durante siete meses para realizar un estudio sobre el caladero. Los representantes de este otro sector afectado denuncian la desinformación a la que están sometidos por parte de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía en lo referente al estudio del caladero ya que, según los mariscadores, la Junta se comprometió a informar en la Comisión Mixta, mensualmente, de los resultados del estudio, lo que no está ocurriendo y que ha provocado la indignación del sector ante lo que consideran un fragrante incumplimiento de lo pactado y sin ninguna explicación al respecto.

A todos estos problemas se une otra modalidad de pesca, los “barcos coquineros” que viven con el alma en vilo al conocer la pretensión de la misma Consejera de Pesca de “eliminar” este sector en beneficio de los mariscadores de “a pie”.

Mientras los Andalucistas isleños denunciábamos todo esto, una veintena de marineros y armadores de “la chirla” se concentraban a las puertas del Ayuntamiento isleño para exigir la implicación de la Alcaldesa isleña en los conflictos suscitados desde la Administración Autonómica Andaluza, de la que ella misma fue parte importante durante los años en los que, por ejemplo, se ampliaron las licencias de pesca del “ricchio” de 45 hasta las 100 cuando ella ocupaba la Dirección General de Pesca de la Junta. Estos manifestantes llegaron a exigir su dimisión por sentirse engañados.

Como decíamos en el comunicado de prensa, “no corren buenos tiempos para la pesca y, ni la Junta, ni los Ayuntamientos gobernados por el PSOE (incluido el de Isla) no están colaborando para que esto cambie”. A pesar de que se les acumulan los problemas “están dejando correr el tiempo y esperar a que amaine el temporal”, porque en estos momentos ya están inmersos en otras cuestiones más preocupantes para ellos como son las próximas elecciones municipales y autonómicas de cuyas encuestas se desprenden los peores resultados electorales de los últimos treinta años