11 jul. 2011

El psoe de El Campillo no concede los 100 días de cortesía al alcalde Andalucista




Gracias a nuestro sistema democrático, los ciudadanos tenemos la oportunidad de elegir libremente a nuestros representantes políticos ante las instituciones, a veces los cargos públicos deben tomar decisiones que pueden ser entendidas como impopulares, unas veces podremos estar más de acuerdo y otras menos pero debemos tener la confianza de que todas las medidas que se toman persiguen la mejora continua y hacer más accesible la institución municipal.
Por eso desde el Equipo de Gobierno (PA-PP) queremos que la gestión pública del Ayuntamiento de El Campillo se abra a los ciudadanos, que sea transparente, participada, accesible y que los campilleros/as tengan en su poder toda la información disponible para que el ejercicio de la actividad política sea entendida como un servicio público responsable y de dedicación a los demás y no como un privilegio.
Tras el acuerdo de gobierno alcanzado por PA y PP, El Campillo cuenta por primera vez con un Alcalde con dedicación exclusiva en la gestión municipal, porque así nos lo han reclamado los campilleros/as para atender sus demandas, además desde la Comisión de Gobierno se cree oportuno que para buscar soluciones y alternativas a la grave situación socio-económica en la que se encuentra El Campillo, gracias entre otros a los 30 años de nefasta gestión socialista, es necesario que la máxima figura que representa a nuestro pueblo esté centrado plenamente en las cuestiones que afecten al municipio.
Sin embargo, los representantes socialistas, que de cara a la galería hacen gala de talante, ni tan siquiera han concedido los 100 días de cortesía al nuevo Equipo de Gobierno y están intentando arrastrar el debate político del Ayuntamiento a terrenos pantanosos pretendiendo llevar las cuestiones municipales al fango, donde ellos se encuentran más cómodos, desviando la atención, queriendo ahora polemizar sobre la remuneración económica que percibirá el Alcalde por su dedicación plena a los asuntos municipales. Este nerviosismo en las filas socialistas solo se explica por la incertidumbre que tienen sobre los datos que arroje la auditoria interna que se está realizando en el Ayuntamiento y de la cual estamos sacando las primeras conclusiones con resultados más que preocupantes.
La retribución del Primer Edil Andalucista de El Campillo será de 34.000€ brutos/año que se corresponden con unos 2000€ netos/mes, un salario igual e incluso inferior al que percibía por su actividad profesional fuera de la práctica política, ya que el desempeño de las funciones de Alcalde no puede suponer una merma económica ni la pérdida de poder adquisitivo para su familia, como pretenden desde el PSOE. Además, haciendo un ejercicio de responsabilidad, el salario del Alcalde está muy por debajo del tope salarial establecido por la FAMP (45.000€/año) en un acuerdo alcanzado entre todos los partidos políticos. También es conveniente resaltar que las arcas municipales no se verán afectadas por esta medida ya que se han eliminando numerosos gastos superfluos y renegociado contratos que estaban sobrevalorados, sin que todo ello suponga una pérdida en la calidad de los servicios que presta el Ayuntamiento, sino como medida de gestión eficiente.
Pero es preciso poner sobre la mesa todos los datos al respecto, el PSOE en sus polémicas declaraciones le interesa omitir las prestaciones que cobran sus representantes, y haciendo un análisis de las prestaciones económicas que percibían los miembros del anterior Equipo de Gobierno, vemos como entre la ex-alcaldesa y su ex-teniente de Alcalde cobraban entre los dos casi 50.000€ al año, repartidos entre el Ayuntamiento y la Mancomunidad, cuyo presupuesto se nutre de las aportaciones de los pueblos de comarca, entre ellos de El Campillo.
Este tipo de prácticas, que pretendía enmascara el sueldo de la Alcaldesa, ha demostrado ser una autentica ruina para las arcas del ente supramunicipal que con una desastrosa gestión económica la han llevado a la banca rota, pagando 100.000€/año tan solo en liberaciones, repercutiendo negativamente en la puesta en marcha de proyectos y en el retraso del pago de las nominas de los trabajadores y proveedores.
Pero aún hay más, la actual portavoz socialista en el Ayuntamiento se escandaliza por el salario que percibirá el Alcalde, cuando ella en calidad de parlamentaría cobra un desorbitado salario para alguien que nunca ha trabajado fuera de la política ni ha tenido otra profesión, que se aproxima a los 53.000€/año más los complementos por las diferentes comisiones a las que pertenece, todo ello teniendo en cuenta que “es más importante ser Alcalde de El Campillo que parlamentario”. ¿Cuánto pretendía cobrar Susana de las arcas municipales? ¿10 millones de pesetas al año? Claro sobre estos asuntos no les interesa hablar.