9 dic. 2010

Las piramides de Maria Luisa...

Al igual que los faraones del antiguo Egipto, María Luisa Faneca quiere dejar constancia de su paso por la historia urbanística de Isla Cristina. Para ello, en vez de pirámides, deja placas conmemorativas en edificios que, o no eran imprescindibles o simplemente no son prácticos más que para la celebración de grandes eventos, por otro lado, escasos durante el año.


Ya apuntaba maneras aquel 24 de Junio de 2008 cuando inauguró un mini-parque infantil que había construido una promotora privada. Desde entonces ha sido una carrera incesante por “inaugurar”. Después vendrían los cambios de locales comerciales (invendibles durante años) por futuros terrenos turísticos que se obtendrían de Islantilla y que, en 2010, todavía no tenemos. Bajo este oscuro sistema, con el cual hipotecó el poco terreno isleño que nos quedaba, se adquirió un antiguo supermercado sin vender junto a la Rotonda de Los Árboles de Colores, el edificio “en bruto” del provisional Ayuntamiento o los terrenos del “botellódromo”. Estas arriesgadas operaciones urbanísticas nunca las consultó con la Oposición, llegaron ya diseñadas al Pleno, donde fueron aprobadas solo con los votos del Equipo de Gobierno y las reticencias manifiestas de los grupos de la Oposición.





Ningún concejal entonces podría pensar que “las formas” de gestionar empeoraría, pero empeoró. Por lo menos, al principio de la legislatura, los proyectos, aún sin ser consensuados con el resto de los Grupos Políticos, llegaban al Pleno donde eran someramente expuestos y votados. Solo en ese momento era cuando la Oposición se enteraba de las pretensiones de María Luisa Faneca y su equipo. Y cambió aún más cuando, por orden de la misma Alcaldesa, en una decisión sin precedentes y nada transparente, le traspasó todo lo relacionado con el urbanismo en Isla Cristina a la Empresa Municipal, con el único fin de que nadie, excepto ellos, se enterasen de lo que allí “se cuece”. Es decir, todos los proyectos derivados a la Empresa, como la compra-venta de terrenos, solares, cambio de parcelas, cambios de “verde” a urbanizable, contrataciones y resto de operaciones, ya no tenían que pasar forzosamente por el plenario, directamente son aprobadas en su Consejo de Administración en el que no hay ningún concejal de la Oposición.
Después de las dudosas operaciones antes descritas llegó el “salvavidas” de cualquier Ayuntamiento, los planes estatales para obras, regionales y provinciales, masivos envíos de dinero con la intención de incentivar la contratación de desempleados. Tan solo sirvieron para “aguantar” durante unos pocos meses la avalancha de críticas que les llovía al Gobierno de Zapatero, desde dentro y de fuera. Como en el resto del país, en Isla Cristina también se hicieron nuevas infraestructuras, otra cosa es la elección, diseño y resultado final.

Al margen del bochornoso proceso que sufrieron las obras del Paseo de Las Palmeras, Paseo Chocolate, De Los Reyes y, sobre todo, la calle Del Carmen, hay dos infraestructuras que merecen ser destacadas, el “Recinto Ferial” y la inmensa nave, presuntuosamente denominada “Pabellón de Muestras y Exposiciones”, ambas levantadas a base de toneladas de hormigón y millones de euros que bien podrían haber servido para paliar las muchas carencias de las familias isleñas más necesitadas.





Las denuncias sobre el Recinto Ferial han sido constantes. Primero, por la “Asociación de Vecinos Parque Central” que hicieron un seguimiento exhaustivo del presunto delito ecológico y después por los Grupos Políticos en el Ayuntamiento que siempre pusieron en duda el procedimiento del cambio de una “zona verde” por otra de hormigón y chapa, así como su excesivo presupuesto, más de 3 millones de euros (casi 600 millones de pesetas), para una obra dedicada solo al ocio y unos pocos días al año.

Pero más inexplicable es la construcción de una nave levantada a base de planchas de cemento en una parcela, entonces, catalogada en el PGOU de Isla Cristina como “deportiva” y que posteriormente fue alterada por el actual Equipo de Gobierno para permitir la edificación, tapiando y encajonando el edificio contiguo. Esta nueva infraestructura se usó para celebrar la Feria Andaluza del Mar (bianual) y que bien se podría haber desarrollado en otra instalación (fija o desmontable), como se ha venido haciendo durante estos diez años.

El GARUM o Centro de Innovación de la Pesca es otra obra de la que la Alcaldesa presume porque dice, entre otras cosas, que “es de Isla Cristina”, y no es cierto. Con dinero y terrenos municipales se compró la antigua “Fábrica Mirabent” por 5 millones de euros (800 millones de pesetas) a pagar, 2,5 millones de euros en metálico y los otros 2,5, otra vez, con terrenos turísticos en Islantilla para, al final, cedérselo a la Junta. Es decir, un edificio que es para toda Andalucía, parte es pagado con dinero de los isleños, y desde hace tiempo “estancado” por los recortes en la inversión.

Estos son los máximos exponentes del afán de maría Luisa Faneca por dejar placas con su nombre. Pero hay otros en los que llegó incluso al ridículo cuando se autoinstaló una losa de mármol con su nombre en el suelo, a la entrada de una pequeña calle, consiguiendo la mofa popular. Otros ejemplos son el desastroso diseño del carril bici, el retraso incesante de la ampliación del Ayuntamiento con la adjudicación a una empresa que podrá explotar las instalaciones municipales a cambio de su construcción, el anuncio de la misma Alcaldesa que no tendremos un nuevo Centro de Salud tras rechazar la ampliación del actual o el incesante endeudamiento de las cuentas que superan ya los 30 millones de euros (más de 5.000 millones de pesetas).






A todos estos despropósitos hay que sumarle el cese fulminante de su, hasta hace poco, mano derecha, el Concejal de Urbanismo, al cual intentó achacar parte de estos fracasos con el único fin de “limpiar” su imagen de cara a las próximas Elecciones Municipales, hecho que no pudo lograr tras la esclarecedora intervención de Vázquez en el último pleno diciendo que todo lo que él hacía lo sabía y conocía la Alcaldesa, incluyendo las obras de Las Palmeras, Paseo de los Reyes, Chocolate y, sobre todo, la Calle del Carmen.

.En contra de la austeridad ordenada por el Presidente del Gobierno de la nación y Secretario General de su partido, José Luis Rodríguez Zapatero, María Luisa Faneca está dejando un agujero económico enorme en las arcas municipales que nos acarrearán serios problemas durante las futuras décadas y solo por dejar “huella” de su paso por Isla Cristina, aferrada al populista discurso de “por el amor al pueblo”, misma línea argumental que el defensor del “nuevo socialismo del siglo XXI”, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez

Familias en Isla Cristina "acampan" frente al ayuntamiento socialista

Solicitan, como mínimo, ser recibidos por la Alcaldesa para exponerles la extrema situación por la que están atravesando.


Lo que comenzó como la protesta individual de un vecino de Isla Cristina, se está transformando en una colectiva. Si el pasado día 29 de Noviembre comenzó su protesta Félix Acosta Luis, junto a su mujer e hija, ahora se les ha unido otra familia más con la intención de llamar la atención pública sobre su extrema situación económica. Según han contado, incluso están a punto de perder sus viviendas.


Uno de estos manifestantes nos pedía a los Andalucistas que, por lo menos, diéramos a conocer su caso, ya que “la Alcaldesa no quiere ni oír hablar de nosotros”. Se trata de Félix Acosta Luis, un parado de 43 años que fue despedido por Giasha en el mes de Septiembre. Su esposa tampoco trabaja desde hace 17 meses, y tienen tres hijos.


El Secretario Local Andalucista, Jenaro Orta, ha visitado a estas familias y oyó sus quejas y peticiones. Piden “ayuda” para salir de su difícil situación económica o que, desde el propio Ayuntamiento, o cualquier otra empresa privada, se les ofrezca un trabajo con el fin de solucionar, en parte, su problemática familiar.



Una de estas noches, Félix ha tenido que ser atendido por un ataque de ansiedad, según cuenta su familia, “porque es muy duro por lo que estamos pasando y que nadie nos eche cuenta”. La situación podría agravarse en los próximos días debido al anuncio de las bajadas de temperaturas, sobre todo por las noches.

Aseguran no se moverán hasta obtener “respuestas de María Luisa”, en referencia a la primera edil, la cual, según denuncian, “no aparece por aquí desde que nos pusimos”.

Entrevista al candidato Andalucista a la alcaldia de San Juan del Puerto

Nuestra misión es que prevalezca el interés general de los ciudadanos


A seis meses de las elecciones municipales en San Juan del Puerto, el tiempo de los viejos créditos se acaba y comienza la carrera por el gobierno de la localidad. Sobre la actual legislatura del Partido Socialista y los objetivos del principal grupo de la oposición, el Partido Andalucista, se ha manifestado en Viva Campiña-Andévalo su portavoz, Manuel Bueno.

¿Cómo definiría la actualidad política de San Juan del Puerto?–La política municipal de nuestro pueblo está encapsulada, apalancada y con una dejadez que en ocasiones me avergüenza. Está copada por el Partido Socialista, que solapa a los grupos de la oposición, aunque aprecio un desvío de miradas por parte de los vecinos hacia otras opciones.

¿Cuál es el papel del Partido Andalucista es ésta?
– El grupo municipal andalucista de San Juan del Puerto tiene un compromiso con las sanjuaneras y sanjuaneros desde el minuto uno de nuestra confirmación como concejales. Nuestro papel ha sido y será siempre escuchar y atender a los vecinos independientemente de la solución de sus demandas. Aún así, hemos conseguido solucionar problemas sectoriales del pueblo con propuestas llevadas al Consistorio.

Debemos tener la responsabilidad de aprobar propuestas del equipo de gobierno en las que prevalezca el interés general. Es nuestra misión, también, denunciar la dejadez, la falta de atención a cuestiones básicas relacionadas sobretodo con el mantenimiento en general, lo que nosotros llamamos ‘la pecata minuta’. En definitiva, nuestro papel es aportar a nuestros convecinos la parte que nos corresponde para contribuir al bienestar social.

¿Cuáles son los principales problemas de San Juan y sus soluciones?
– Como es obvio en los tiempos que corren, el principal problema que tiene San Juan es el desempleo con 810 parados registrado al mes de octubre de 2010. Desgraciadamente desde nuestra administración local podemos paliar el problema pero no solucionarlo. Podemos paliarlo aplicando políticas de empleo invirtiendo -al margen de las existentes, que compartimos y apoyamos- en incentivos fiscales a las empresas que se instalen en el término de nuestro pueblo, en incentivar el cooperativismo empresarial, en incentivar otro tipo de cultivos a los existentes que refuerce nuestra agricultura y contribuya a la generación de empleo, en formar a los jóvenes en especialidades mediante escuelas taller y talleres de empleo, en comprometer a las empresas próximas al municipio para que incluyan en sus servicios mujeres y hombres de San Juan y por supuesto en aprovechar las financiaciones externas que nos lleguen para invertirlas en puestos de trabajo.

Nos preocupa mucho las inundaciones invernales de las zonas más bajas del municipio. La solución de este problema pasa por hacer un estudio exhaustivo y actuar en el muro de contención de la marisma y en el canal que recoge el agua de lluvia por la zona noreste para desviar toda esa agua hacia el río. Ya la zona noroeste del pueblo está controlada por un canal de hormigón desde hace décadas.

¿Cree que el gobierno local cuenta con el apoyo del pueblo?– Sinceramente y desde mi punto de vista personal, creo que no, buena parte del pueblo está cansado de un gobierno impermeable, autoritario y blindado a unos pocos, pero así lleva 20 años.

¿Cuáles son los grandes fracasos de esta legislatura del PSOE?
– El engaño a los ciudadanos, eso creo que es lo peor. La estrategia del señor Orta de presentarse en las pasadas elecciones en cabeza de lista para luego renunciar y dar paso al señor Prieto es algo que algunos presagiábamos, pero que los vecinos no han digerido aún.

Pero todavía arrastra otro de los fracasos monumentales efectuado por el PSOE con la remodelación de la Plaza de la Iglesia violando una parte importante de nuestro patrimonio histórico.

¿Qué iniciativas hubiese puesto en marcha usted?– Quedan muchas por activar, por ejemplo, una bolsa de empleo público, la municipalización del servicio de limpieza y cuidado de jardines, comunicación periódica con los agentes sociales y económicos, policía local, jóvenes, mayores, hermandades, etcétera.

¿Cómo llega a la recta final de la legislatura el PA y cree usted que lo hace el gobierno local del PSOE?
– Con el trabajo hecho aunque con la sensación de no haber satisfecho todo lo que habría que hacer. Hemos estado en la calle al lado de las vecinas y vecinos, hemos llevado al pleno mociones, ruegos y preguntas que como he comentado antes no han servido de mucho. Es muy difícil hacer oposición en un pueblo con mayoría absoluta.

Referente al PSOE local creo que decayendo, basándome en la apatía que se respira en la población después de tantos años en la poltrona.

¿Cuáles son las líneas que marcarán el trabajo del PA en los últimos meses hasta los comicios municipales?
– Centrado en nuestra organización, manteniendo reuniones y contactos con las distintas asociaciones de vecinos y agentes sociales y con la mirada puesta en las próximas elecciones municipales con toda la ilusión y respeto que merecen los vecinos de San Juan del Puerto