24 ene. 2011

El PSOE del Campillo: Ahora badenes ilegales

El pasado 31 de Octubre de 2.010 finalizó el plazo para que las administraciones adaptasen los badenes a la nueva reglamentación. El Ayuntamiento de El Campillo no cumple la nueva normativa de badenes fijada por el Ministerio de Fomento.

La Orden de Fomento que regula las características técnicas de los reductores de velocidad publicada el 31 de Octubre de 2008 daba un plazo de dos años para adaptar los badenes ya instalados, sin embargo los responsables municipales en el Ayuntamiento de El Campillo, más de dos meses después de acabar el plazo, aun no los han adecuado a la legislación vigente, en consecuencia a fecha de hoy El Campillo sigue contando con varios badenes ilegales en sus travesías.

La nueva normativa distingue entre reductores de velocidad (RDV), destinados a mantener una velocidad reducida a lo largo de ciertos tramos, que son los que causan más problemas; y las bandas transversales de alerta, que son aquellas que se colocan para advertir al conductor, cuando el vehículo pasa sobre ellas, de la necesidad de que reduzca el ritmo.

Los RDV pueden ser de dos tipos: el paso peatonal sobreelevado y los de «lomo de asno». Los primeros deben estar formados por una plataforma trapezoidal de 10 centímetros de altura como máximo, construida en hormigón o material asfáltico, con un máximo de 4 metros de largo y una rampa de subida y bajada de entre 1 y 2.5 metros, dependiendo del limite de velocidad existente. Por su parte, los llamados de «lomo de asno» deben ser una estructura semicircular, fijada o construida sobre la calzada y con una altura máxima de 7 centímetros. Sin embargo, son pocos los badenes en El Campillo que se ajustan a la legislación vigente, lo que crea grandes problemas a los conductores y suponen un peligro para los peatones.

Desde la entrada en vigor de esta Orden Ministerial, los badenes deben contar con señalización vertical y horizontal (bandas blancas transversales pintadas sobre su parte superior, no están autorizados el color amarillo ni el rojo), además los nuevos badenes deben disponer de iluminación nocturna para garantizar la visibilidad, localización y presencia de los peatones por parte de los conductores.

La legislación recoge que su no cumplimiento es denunciable, así el Ayuntamiento de El Campillo podría ser sancionado a partir de ahora si no adapta los badenes, además cualquier persona que sufra un daño podría reclamar, desde daños en casos de accidente a perjuicios en el vehículo (ej: desperfectos en los bajos del vehículo).

Francisco Cuaresma, Candidato Andalucista a la Alcaldía de El Campillo, ha indicado que desde el Partido Andalucista pediremos explicaciones a los encargados municipales de estas ilegalidades y exigiéremos la depuración de responsabilidades por poner en peligro la seguridad vial, además exigiremos el inmediato cumplimiento de la legislación vigente a este respecto.



Sobre ARATI y los artículos de D. Alfonso Martínez Chacón

En los números recientes del periódico local “La Higuerita”, el arquitecto isleño, Alfonso Martínez Chacón está haciendo un recordatorio muy personal sobre la historia de la Asociación para la Rehabilitación de Alcohólicos y Toxicómanos Isleños, más conocida como ARATI. El arquitecto hace un repaso pormenorizado sobre su nacimiento, funcionamiento y crecimiento de la que después se convertiría en un ejemplo a seguir por todas aquellas asociaciones de similares características creadas posteriormente en toda la provincia de Huelva.

Entendiendo que el Sr. Chacón publica los escritos sobre ARATI desde el cariño y el respeto hacia esta ejemplar asociación isleña, es por lo que queremos ahondar en algunos datos históricos sobre su fundación, funcionamiento y crecimiento hasta lo que es hoy con el fin de que sumen a las informaciones vertidas.

Por ejemplo, al Sr. Chacón se le “olvida” un detalle, para nosotros, los Andalucistas, de vital importancia sobre el día que se inauguró dicho centro. Efectivamente, como se apunta en el segundo escrito titulado “Antecedentes y Evolución Histórica”, fue inaugurado el 23 de Febrero de 2002, pero no solo, como se apunta, “por parte de la Consejería de Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía”, además del entonces consejero, Isaías Pérez Saldaña, también estaba el alcalde Francisco Zamudio Medero, como se puede comprobar en la fotografía que se acompaña.

Este acto, el de la inauguración, fue la culminación de otras colaboraciones en las que participaron también los Gobiernos Andalucistas y que hasta la apertura del centro pasaron, por ejemplo, por las condonaciones en los permisos de obras, gratuidad de diversas tasas, y después por los apoyos puntuales en el mantenimiento del edificio o la instalación de su primer y único ascensor, entre otras.



La Alcaldesa de Isla Cristina del PSOE hace un balance apartado de la realidad.





No sabemos en qué pueblo estaría pensando María Luisa Faneca cuando hizo el balance del recién concluido 2010, parecía que no hablaba de Isla Cristina.

La Alcaldesa isleña ha realizado, a través de “sus medios de comunicación”, una visión personal y subjetiva de lo que ha sido, para ella, este 2010 que acaba de concluir. Lo lógico y normal, lo democrático y transparente sería que permitiera lo mismo con el resto de los partidos, es decir, que facilitara que esos mismos medios que controla emitieran los respectivos balances de la oposición, pero sabemos que esto no va a ocurrir.

Y aunque los Andalucistas ya tenemos preparado el balance político anual, elaborado con la aportación de muy diferentes sectores de la sociedad isleña, y que próximamente daremos a conocer públicamente, no podemos, ni queremos dejar pasar la oportunidad de opinar sobre lo dicho por la Alcaldesa en su alucinante disertación.
Entre otros temas, volvió a hablar de un PGOU elaborado, ideado, diseñado y aprobado, en tres de sus cuatro fases y en un 99%, por los Andalucistas, ya que el 1% restante, en el que se encuentra, por ejemplo, la compra del solar del antiguo Teatro Gran Vía o las recalificaciones de terrenos, y la aprobación “definitiva”, fue lo que gestionó Faneca.

Simple y llanamente “de risa” y rozando lo ridículo cuando llegó a decir que “hemos pasado de no tener nada a tener de todo”. Sin comentarios, es la misma afirmación la que descalifica a la que la hace por absurda. También habló sobre un Tanatorio construido sobre terreno público pero que no será municipal, sino de una empresa privada que lo gestionará hasta el año 2060, del edificio del Conservatorio de Música, ya diseñado por los Andalucistas pero cambiado de lugar por los socialistas, edificando un “mamotreto” que oculta el Teatro, una Guardería Municipal que nos correspondía por superar lo 20.000 habitantes y que hubiera sido construida de todas formas, gobernase quien gobernase o el presuntuosamente llamado “Pabellón de Muestras y Exposiciones” que no es otra cosa que una gran nave de hormigón edificada sobre unos terrenos calificados, por entonces, como “dotacional-deportivo” y que ha venido a “taponar”, hasta la tercera planta, las vistas de un edificio contiguo.

Otro de los colmos es cuando se intenta, porque no lo consigue por mucho que lo repita, adjudicarse las obras de la “Casa Román Pérez” o la “Residencia de Mayores Pato Azul”. En estos dos claros ejemplos se ve la obsesión por apoderarse de proyectos que ni ha diseñado, ni proyectado, ni por supuesto ejecutado.

Como hemos anunciado, en el balance Andalucista hablaremos pormenorizadamente de otros supuestos proyectos socialistas, de ahí que no nos recreamos en estos momentos (Garum, Parque Empresarial, problemas pesqueros, desgobierno municipal, deudas millonarias, etc.) Pero sí queremos hacer referencia a lo que la Alcaldesa llama “proyectos esperados e ilusionantes” cuando se refiere a las carreteras desde la autopista y el tan publicitado puente sobre la Ría Carreras. En algo sí coincidimos con Faneca, en lo de “esperados”, exactamente 10 años “esperándolos”: la carretera desde la A-49, bordeando Pozo del Camino y desembocando en un doble puente. Y, ahora, a cuatro meses de unas elecciones, otras elecciones más, vuelven con lo mismo, pero no anuncian la construcción, no, anuncian el “encargo del proyecto” a una empresa que, según el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) no lo tiene que entregar hasta mediados de 2012, después habrá que buscar el dinero y construirlos. Otra tomadura de pelo más.

Después incluye entre sus “logros” las Banderas Azules, cuando Isla Cristina las consigue desde que se instauraron (hace más de 15 años). Como medida para “desestacionalizar el turismo” no habla de programas en profundidad, como los que pusieran en valor los Andalucistas posibilitando la construcción de seis hoteles, la construcción de infraestructuras diversas o la puesta en marcha de proyectos específicos para el sector turístico. No, la Alcaldesa, no sabemos si ingenuamente o con todo el conocimiento de lo que dice, “vende” como medida ejemplarizante para recibir turistas todo el año el “cambio de día del mercadillo”, de los jueves a los domingos.

Por último, María Luisa Faneca, sin ruborizarse, se atribuye méritos y premios que no le corresponden, como el otorgado al Instituto “Padre J. Miravent” sobre Promoción de la Cultura, de la Paz y Convivencia Escolar. Pero este hecho no debería sorprendernos cuando ha sido la tónica habitual durante sus años de mandato, adjudicarse los logros de los demás y obviar los problemas reales a resolver.