11 may. 2011

Presentación de la candidatura del Partido Andalucista en Isla Cristina



Con el salón de actos del IES “Mirabent” absolutamente desbordado y con más público en su exterior, siguiendo el acto a través de una pantalla gigante de vídeo, Paco Zamudio presentó su nuevo proyecto Andalucista para las próximas elecciones del 22 de Mayo.


Todos los sectores isleños acudieron a la invitación, asociaciones, peñas, hermandades, sindicatos, para oír atentamente las propuestas que Zamudio fue desgranando a lo largo de su alocución. El vídeo de apertura se encargó de recordar que “mientras el PSOE prometió para llegar a la alcaldía de Isla Cristina viviendas, trabajo e ilusión, una vez gobernando, “no recibimos ninguna de las 600 viviendas prometidas, hemos llegado a los 3000 parados y tenemos una ciudad desilusionada”.


La número dos andalucista, Isabel López, tomó la palabra para defender “la honestidad, honradez y constancia de todos los andalucistas de verdad y en especial la de Paco Zamudio que ha estado al pie del cañón, a pesar de todo”. López tuvo palabras para la tránsfuga Antonia Grao, ahora en el PIF, al decir que “cómo puede ella hablar de pactos, si es la que, durante cuatro años, le ha estado levantando la manita a María Luisa”, en referencia a las aprobaciones, una tras otra, de todas las mociones socialistas en los plenos por parte de Grao, así como las constantes demostraciones de “complicidad” entre ella y la Alcaldesa, que a excepción de unos pocos meses, se ha producido durante toda la legislatura.


Fue precisamente Isabel López la encargada de dar paso a un Paco Zamudio pletórico y vital ante tantas muestras de cariño de todos los asistentes, que no cesaron de animarlo durante toda su intervención. Zamudio empezó rechazando las palabras de los que llamó “teloneros profesionales de candidatos”. Se refería al Secretario Provincial del PSOE, Mario Jiménez, que llego a decir que “Isla Cristina, antes de llegar María Luisa Faneca, era un pueblo maldito”, lo que provocó la indignación de Zamudio porque “se me puede decir a mi que soy maldito, o al PA, pero a mi pueblo no, porque yo soy de aquí y aquí están enterrados mis padres, al igual que los vuestros y ninguno son malditos”, lo que provocó un fortísimo aplauso.


También se refiririó al otro “telonero”, el del PIF, Juan Manuel Martín Rivero, quién llegó incluso a insultarlo, hecho contestado por Zamudio con una elegante repulsa en forma de “aplauso negativo”, y decir que “ha hecho de telonero de varios candidatos, cada uno de un color político distinto”.


De una forma elegante, sin descalificaciones personales y sí con argumentos políticos, Paco Zamudio quiso, primero, poner en claro la situación de crisis y paro por el que atraviesa Europa, y más negativamente, España, Andalucía e Isla Cristina, “no es un problema del sistema, falla el propio sistema”, sentenció Zamudio y lo demostró con datos. Tras criticar la lapidación del superávit económico por parte de Zapatero con el “Plan E”, y el de Chávez y Griñán con el “Proteja”, en Isla Cristina fue aún peor, “María Luisa seguía gastando como si no estuviéramos en crisis, cuando todos sabíamos, ya a finales de 2005 o principios de 2006, lo que iba a pasar”. Zamudio nunca entendió, sabiendo la que se avecinaba, “cómo podían ponerse esos sueldos, contratar a 13 asesores, dos chóferes, carpas, roscones, pestiñadas y más fiestas”.


El endeudamiento de las arcas municipales también fue objeto de análisis. Zamudio dijo que “María Luisa ha ejercido una política irresponsable y temeraria”, en referencia a las múltiples operaciones de tesorería –solicitud de préstamos o dineros a cuenta-. “Recientemente, dos millones de euros a un banco, después 1,2 millones más, otros dos millones como adelanto de lo que nos tienen que dar la Junta de Andalucía y otros tantos de Giasha y del Servicio de Gestión Truibutaria”. Pero la alcaldesa no se queda aquí y viendo que en los bancos españoles “le han cerrado el grifo”, amenaza con acudir a la banca extranjera, “otra irresponsabilidad más”, dijo Zamudio.


Tras hacer un balance crudo pero real de la situación social y económica de Isla Cristina, el candidato Andalucista puso sobre la mesa sus propuestas. Mostrando su programa electoral, de más de 50 páginas dedicadas a Isla Cristina, cogió de él y desarrolló solo algunas de sus medidas y acciones más inmediatas, como la “bajada de sueldos de los políticos, reducción drástica de los asesores, eliminación de todos los gastos superfluos, en definitiva, todo lo que vosotros ya habéis hecho”, dirigiéndose al “pueblo” que llenaba la sala.


Zamudio quiso pormenorizar el problema pesquero por el que atraviesa Isla Cristina, y dijo que “la pesca no es para nosotros tan solo una actividad económica, es parte de nuestra idiosincrasia, es una forma de ser y entender la vida y no podemos permitir que la Unión Europea solo nos quiera como consumidores de pescado y no como pescadores. Desde 1979, año en el que entré en el Ayuntamiento, no he parado de oír la reconversión del sector, desde entonces no hemos parado de reconvertirnos, nos tienen mareados, que se haga de una vez por todas y se planifique todo de una vez, pero que nos dejen pescar, que es lo que sabemos hacer y no limpiar las playas”.


También Zamudio habló de construir de una vez viviendas de protección oficial pero con prudencia y empezando por dar respuesta a los que ocupan las “prefabricadas” y los más necesitados. La eliminación de impuestos municipales para los jóvenes y nuevos empresarios, implantar los micro-créditos para activar nuevos emprendedores, convenios con el comercio local para co-financiar puestos de trabajo, incentivar y promocionar los productos isleños y los comercios que los venda, darle seguridad jurídica, solucionar y reactivar nuestro PGOU, solicitar la ampliación del Centro de Salud, ampliar el Cementerio Viejo, arreglo del espigón y colocar en su punta la efigie de la Virgen del Carmen.



Zamudio también habló de “devolverle a la Empresa Municipal su principal cometido: hacer obras con su plantilla propia”. Así mismo, la unión de Isla Cristina y La Redondela, dos pueblos diferentes y con personalidad propia, con una meta común, “la lucha conjunta contra la crisis y el paro, especialmente en la agricultura y el turismo”; invirtiendo en sus infraestructuras como un paseo verde, iluminado y con carril-bici que llegue hasta la playa, así como potenciar las nuevas conexiones contempladas en el PGOU. Apoyar e incentivar la actividad comercial de la artesanía isleña de cara al turismo, poner sobrempeño y buscar medidas encaminadas a desestacionalizar el turismo con el fin de consolidar los puestos de trabajo, realizar de una vez los “Bolulevares” en los antiguos depósitos de CAMPSA y junto al “Reina Mª Cristina” y continuar el “Paseo de la Ría” dando respuesta a los contenedores de aperos de las barcas de pesca allí situados.


Por último, Paco Zamudio hizo un llamamiento a que el 22 de Mayo se acuda a votar porque “es la fiesta de la democracia, votar de una forma responsable, conociendo todos los programas electorales”. Zamudio finalizó su encuentro diciendo que “los únicos enemigos de Isla Cristina son la crisis y el paro, a los que hay que combatir por el bien nuestro y de nuestros hijos”.